Únete a La Ola

Comercio justo, agricultura ecológica, banca ética, etc. Parecen ideas justas aunque utópicas. Entre otras razones porque somos muchos en el mundo y muy pocos estamos preocupados por estos temas. Esto parece una verdad abrumadora, pero no es así.

La historia reciente está llena de ejemplos de cambios que antes de ocurrir parecían imposibles: el fin de la esclavitud, los derechos de las mujeres, el fin del aparthaid, la caída del comunismo, los derechos de los homosexuales.

Los cambios son lentos, pero ocurren. Los imagino como una ola: alguien se levanta y ergue los brazos, nadie le sigue. Vuelve a levantarse y de esta vez dos personas le acompañan. Hay un tercer intento y ya se une un grupo mayor. Finalmente funciona: se une a la ola el estadio entero.

Ahora es el momento de estar atento y unirse a la ola. Nunca antes se habló tanto en cambio climático, en comercio justo, en reciclaje, en ahorro de energía, en consumo responsable, etc. No tengas verguenza de ser ético, de ser justo, de no poner el dinero en primer lugar siempre, de no querer ser el primero en todo, de no ser superior a nadie y ser igual a todos. Las empresas y las instituciones se moveran patosas y demagogas, pero al final la ola tragará a todo y cuando termine habrá redibujado una nueva realidad sobre la arena.