Un nuevo reto: difundir la Jornada Reducida Optativa

Estamos en una rueda: dormir, agotarse en el trabajo, consumir, despejar la cabeza (casi siempre viendo la tele) y dormir.

Nos falta tiempo para cuidarnos a nosotros mismos, a nuestros hijos y a nuestra comunidad. Nos hemos reducido a consumidores y a mano de obra, nuestro lado ciudadano se ha atrofiado. Estamos decepcionados con los políticos, a la merced de las empresas y no sabemos qué hacer, porque nunca tenemos tiempo para reflexionar y organizarnos.

Logo Jornada Reducida Optativa

El día 14 de abril de 2011 se ha creado el movimiento Jornada Reducida Optativa y dos grupos virtuales: uno en facebook y otro en linkedin. El objetivo es lograr 10.000 simpatizantes sumando los miembros de los dos grupos y los votos de “me ha gustado” al final de este artículo.

La Jornada Reducida Optativa propone la posibilidad de hacer una jornada reducida siempre que el trabajador lo desee, sin condicionantes como los hijos o estar a cargo de familiares enfermos, que es lo que dicta la legislación actual. Como indica su nombre es opcional, nadie está obligado a hacerla.

La idea fue inspirada en el informe 21 horas, del nef (new economics foundation) una fundación basada en Londres. La idea original es tener la reducción como norma vigente, pero me parece un camino demasiado radical, en cambio poder reducir la jornada de manera opcional parece una vía menos conflictiva y más realista.

Este informe demuestra como trabajando menos horas solucionaríamos diversos problemas:

  • El desempleo disminuiría, pues el trabajo estaría más distribuido entre todos.
  • El consumismo desbocado se frenaría pues el consumo sería más racional. Y esto supone reducir la presión sobre el medio ambiente y las emisiones de CO2.
  • Las personas cuidarían mejor su salud, su alimentación y sus actividades físicas.
  • También habría más tiempo para dedicar a hijos, familiares, amigos y vecinos.
  • Y con más tiempo podríamos ser ciudadanos mejor informados y más activos.

Por supuesto, dentro del contexto actual de una economía globalizada, con las empresas y países buscando ser más competitivos aumentando horas de trabajo y reduciendo nóminas esto parece ir a contra-corriente y es lo normal. Porque solo un pequeño grupo de empresas, bancos y gobiernos están sacando ventaja del sistema actual y hace falta cambiar todo esto.

Esta necesidad de cambio torna aún más importante la Jornada Reducida Optativa, lo que nos lleva al dilema del huevo y de la gallina: ¿cuál vino antes? Para cambiar el sistema necesitamos tiempo y para conseguir tiempo (reduciendo la jornada) necesitamos cambiar el sistema.No sé la respuesta, pero me da igual, seguiré luchando contra éste sistema y a favor de la reducción opcional de la jornada.

Tu apoyo es imprescindible. Haz un comentario, únete a uno de los grupos e invita a tus amigos para que también se unan. 

¿Sabes que dijo el perro al hueso? Dijo: tú eres duro, pero yo tengo tiempo.