Teléfonos móviles y salud

Es prácticamente imposible pensar nuestro día a día sin la existencia del teléfono móvil. ¿Pero cuáles son los efectos de la radiación móvil en nuestra salud? ¿Pueden provocar cáncer? ¿Qué podemos hacer para protegernos?

Después de unos cuantos días leyendo monografías, artículos académicos, webs gubernamentales, etc. solo puedo afirmar 3 cosas:

  • Que los tumores cerebrales tardan décadas en desarrollarse de manera que todos los estudios estadísticos concluyen diciendo que no han relacionado los tumores con el uso de los móviles pero que hace falta más estudios;
  • Que la comunidad científica está dividida: una mitad dice que son totalmente seguros la otra mitad dice que son muy peligrosos;
  • Que el tema de las ondas electromagnéticas es incomprensible para el ciudadano de a pié.

Por el lado positivo, hay bastante consenso en lo que se refiere a las medidas que debemos tomar para protegernos. La lista completa está expuesta al final de este artículo.

¿CÓMO FUNCIONA UN TELÉFONO MÓVIL?

El móvil emite radiación pues funciona con ondas electromagnéticas en el rango de las radiofrecuencias. Cada aparato recibe y emite estas ondas hasta la antena más cercana, esta antena transfiere el mensaje a un Centro Conmutador y este se encarga de reenviarla a la antena más cercana al otro aparato. Queda claro en la ilustración abajo.

La radio, la televisión, el microondas y muchas otras cosas funcionan con radiofrecuencia.

Frecuencias de diversas tecnologías

TecnologíaFrencuencia
Radio FM100 MHz
Antena de televisión300-400 MHz
Antena de teléfono móvil900-1.800 MHz
Microondas2.450 MHz

¿LA RADIACIÓN ES MALA?

La radiación es la propagación de la energía en forma de ondas electromagnéticas o partículas subatómicas.
Existen dos tipos básicos:

  • Ionizante: Es muy peligrosa, son los Rayos X, rayos gamma, bombardeo de partículas. Se utiliza en exámenes y tratamientos médicos, propósitos industriales, armamento y desarrollo de armas.
  • No ionizantes: Existe en forma de luz, ondas de radio, microondas e infrarrojos. No ofrecen peligro inmediato, pero, por ejemplo, una exposición constante a los rayos UVA (un tipo de radiación no ionizante) pueden provocar cáncer de piel.

Aunque la radiación siempre estuvo presente en nuestras vidas sus usos tecnológicos alteran sus parámetros (como frecuencia, intensidad, longitud) y esto puede afectarnos negativamente, o no.

EL SAR

La radiación de los móviles se mide por el SAR. SAR quiere decir tasa de absorción específica, por su nombre en inglés Specific Absorption Rate, y se refiere a la radiación absorbida por el cuerpo humano, o diciéndolo más técnicamente: la potencia máxima con que un campo electromagnético de radiofrecuencia es absorbido por el tejido vivo.

DIVERGENCIAS EN LA COMUNIDAD CIENTÍFICA

Los fabricantes y los científicos que afirman que los móviles son seguros hacen bombo de dos cosas: la primera es que el SAR de los aparatos móviles es muchas veces inferior al establecido en la reglamentación europea y la segunda es que los estudios científicos no prueban la existencia de una relación entre el uso de móviles y el cáncer.

Por la otra banda los críticos de los teléfonos móviles presentan decenas de evidencias de que la radiación de los móviles nos afecta e insisten en que se debe usarlo con máxima moderación mientras no se entiende perfectamente como nos afecta y esta también es la posición de la Organización Mundial de la Salud que, por ahora, mantiene el móvil en la lista de “posible agente carcinógenos”.

A continuación siguen algunos artículos, solo hay uno positivo pues básicamente los artículos positivos dicen todos lo mismo: que no hay relación directa entre cáncer y móviles. Los estudios que piden precaución incluyen aspectos distintos y por esta razón cito a varios.

UN GRAN ESTUDIO DESCARTA QUE LOS MÓVILES CAUSEN CÁNCER
En 2011 el British Medical Journal publicó un estudio hecho entre 1996 y 2007 en el que no se observaba mayor incidencia de cáncer cerebral en personas que usaban el móvil frecuentemente con relación a las personas que no lo usaban. Los propios investigadores afirmaron que era necesario hacer más estudios y que de momento el estudio simplemente descartaba que se dispararan los casos de tumores cerebrales.

SÍ, PERO NO I
Hay ciertos indicios de un aumento del riesgo de glioma en las personas que se hallaban en el 10% más alto de horas acumuladas de uso del móvil, aunque no se observó una tendencia uniforme de aumento del riesgo con el mayor tiempo de uso.

SÍ, PERO NO II
Dada la presencia generalizada de estaciones de base (antenas para móviles) en el entorno, pueden producirse conglomerados de casos de cáncer cerca de estaciones de base simplemente por casualidad. Además, los casos de cáncer notificados en esos conglomerados suelen ser de distinto tipo, sin características comunes, por lo que no es probable que se deban a una misma causa.

PROVOCA REACCIÓN EN LOS TEJIDOS
El doctor José Luis Bardasano, director del departamento de Especialidades Médicas de la Facultad de Medicina de la Universidad de Alcalá de Henares (Madrid, España), se encuentra actualmente desarrollando una investigación sobre la influencia que las ondas electromagnéticas de baja frecuencia pueden ejercer sobre los tejidos humanos. Según admite, “existe una reacción por parte de los tejidos humanos cuando son sometidos a radiaciones. Lo que no sabemos es si son negativas o inocuas”.

GENERA ESTRÉS
En 1997, los científicos Javier Núñez, Rolf Veen y Raúl de la Rosa realizaron un experimento con ratones en el Departamento de Biología Animal de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad de Valencia (España). “Diseñamos el estudio para que los ratones recibieran unas dosis similares a las que está sometido un usuario medio y los resultados han sido concluyentes”, explica De la Rosa. “El ciclo circadiano de los ratones, es decir, el descanso y la actividad [regulado por la glándula pineal], se ha visto afectado de forma significativa. Esto quiere decir que la radiación procedente de un teléfono móvil genera un fuerte estrés“.

DESTRUYE LA BARRERA HEMATOENCEFÁLICA
Otras investigaciones se han centrado en la permeabilidad de la barrera hematoencefálica, como un estudio realizado por el neurólogo Leif Salford, de la Universidad de Lund, de Suecia, en el que la exposición de unos ratones durante dos minutos a radiación de telefonía móvil destruía la barrera hematoencefálica, sin producir calentamiento, exponiendo los tejidos cerebrales a las proteinas y toxinas. Este resultado hace a la telefonía móvil sospechosa de favorecer la aparición de enfermedades degenerativas como Alzheimer y Esclerosis Múltiple.

ESTIMULA LINFOMAS

Realizado durante 1996 y 1997 en el Hospital Royal Adelaide, se analizaron doscientos ratones que habían sido manipulados genéticamente para predisponerlos a desarrollar linfoma, un cáncer del sistema linfático. La mitad de los ratones fue expuesta a una radiación similar a la producida por los teléfonos móviles durante media hora dos veces al día. Tras dieciocho meses, los ratones expuestos habían desarrollado el doble de linfomas que el resto.

CÓMO PROTEGERSE DE LAS RADIACIONES DE LOS MÓVILES

  • Los menores de 16 años no deberían usar móviles, sus cráneos son más delgados y absorben más radiación. Si quieres dejar que tus niños jueguen con tu Smartphone póngalo en modo vuelo (no emitirá radiaciones pero tampoco recibirás llamadas).
  • Use el móvil lo menos posible, siempre que pueda use un teléfono fijo.
  • Mantenga el móvil a unos 50 cm de distancia del cuerpo. La radiación no disminuye de manera lineal sino que disminuye con el cuadrado de la distancia, es decir 50 cm de distancia equivalen a 2.500 cm o 25 metros. Para ello use auriculares, alta voz o kit manos libres.

BLUETOOTH vs. AURICULAR
En algunas pruebas el uso de auriculares ha incrementado el índice de radiación, esto se debe a que los alambres del auricular pueden funcionar como antenas y potenciar la señal recibida. El bluetooth también utiliza radiofrecuencias, pero como está diseñado para pequeñas distancias funciona con una potencia menor y emite menos radiación. Además es más práctico. Es importante no llevar el auricular puesto cuando no está en uso.

  • Durante la noche y cuando no esperes llamadas, deja el móvil apagado o en modo vuelo, aunque no esté en uso el móvil está constantemente enviando señales a las antenas.
  • En los lugares con poca cobertura, el móvil incrementa notablemente la radiación recibida.
  • No uses escudos para radiación, provocan los mismos efectos que la falta de cobertura y hacen que los móviles aumenten la potencia de la radiación que emiten.
  • El móvil debe mantenerse alejado de los tejidos o zonas sensibles, como el vientre de las embarazadas o el aparato reproductor de los adolescentes.
  • Elija un móvil con bajo índice SAR, la recomendación de la UE indica un límite de 2 W/kg en la tasa de absorción específica (SAR) localizada en cabeza y tronco para todos los campos electromagnéticos.
FUENTES Y ENLACES DE INTERÉS:

 

PARTICIPA 

¿Te ha gustado este artículo? Deja tu opinión o compártelo en las redes sociales.