Seguridad Juridica: para Repsol sí, para las Renovables no

No parece coherente defender la seguridad jurídica de nuestras empresas en Argentina cuando antes se arrebató aquí la seguridad jurídica de las renovables

Nada más llegar al poder el ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, suspendió las primas a las energías renovables, lo que supuso un parón a este tipo de proyecto.

En este artículo, extraido de la web Energías Renovables, se evidencia la incoherencia del gobierno que vulnera la seguridad juridica de las renovables en España y pelea a muerte por Repsol.

 

Fundación Renovables reclama una política que salvaguarde nuestra independencia energética

“No parece coherente defender la seguridad jurídica de nuestras empresas en Argentina cuando antes se arrebató aquí la seguridad jurídica de las renovables”, asegura la Fundación Renovables, al tiempo que califica de “errática” la política energética española y “muy vulnerable” debido a la “tremenda dependencia del exterior”.

La Fundación Renovables considera que la expropiación de YPF puesta en marcha por el Gobierno argentino y la posterior reacción del Gobierno español “pone en evidencia las numerosas contradicciones de la errática política energética de nuestro país, entre las que destaca la preocupación por la seguridad jurídica de las empresas petroleras fuera de nuestras fronteras mientras en España se ha vulnerado reiteradamente en los últimos años la de las empresas renovables”.

La Fundación también critica “el mantenimiento de un modelo con una tremenda dependencia del exterior, en una economía basada en los combustibles fósiles, muy vulnerable en todos los aspectos”. Este modelo, afirma, “supone una ruina para nuestro país porque no existe una `política exterior energética` que vele por la imprescindible independencia de España en este ámbito que solo las renovables y las políticas de ahorro y eficiencia pueden garantizar”.

Considera, además, que ha existido una “sobreactuación del Gobierno español demostrando una extrema sensibilidad en este asunto mientras da la espalda a los verdaderos problemas de la energía”. Así, indica que “mientras la eólica bate récords de producción demostrando su eficacia y su perfecta integración en la red o la fotovoltaica confirma, día a día, la reducción de los costes de inversión, los precios de los combustibles fósiles se incrementan, confirmando la amenaza de una alta volatilidad y, sin embargo, la apuesta del Gobierno sigue siendo la de mantener uno de los ratios de dependencia del petróleo más altos de Europa con la moratoria al desarrollo de las tecnologías renovables”.

El error de depender del petróleo
La Fundación critica que “los análisis de las condiciones internacionales que determinan la política energética nunca se hacen ni se tienen en cuenta excepto cuando, a toro pasado, ocurren hechos como la expropiación que ha sufrido Repsol por parte del Gobierno de Argentina”. Al respecto, recuerda que la Agencia Internacional de la Energía lleva años alertando a todos los gobiernos que las reservas de gas y petróleo crecen menos que su demanda en todo el mundo y su declive anual, medido por el diferencial entre nuevas prospecciones y crecimiento de la demanda, se estima entre el 6 y el 7% cada año. “Este hecho marca la nueva situación energética mundial de precios elevados de los combustibles fósiles, con un impacto económico cada vez más grave por elevación de precios, inflación, tipos de interés, déficit comercial y emisiones contaminantes”, señala.

“Durante la última década se ha incrementado la nacionalización de las reservas por parte de todos los países suministradores y los casos han sido tan numerosos que la nacionalización de YPF por el Gobierno de Argentina era un hecho anunciado y que debería haberse tenido en cuenta por los cambios acaecidos en la geopolítica del gas y del petróleo en las últimas décadas”, afirma la Fundación. “El hecho mismo de que el decreto de apoyo al biodiésel español estuviese metido en un cajón desde hace un año lo demuestra”.

Todo lleva a la conclusión, continua, de que “la economía de los combustibles fósiles tiene un límite geológico, ambiental, económico y político que la hace extremadamente vulnerable para aquellos países, como España, con una dependencia energética superior al 80% y más del 50% de sus necesidades energéticas cubiertas por el petróleo”. Y asegura que mantener la economía del petróleo con una dependencia tan elevada es una ruina. “Se trata de fuentes agotables, sucias y caras. En nuestro caso diez veces más caras para el consumidor que las fuentes de origen renovable”.

Política energética especulativa
Para la Fundación, la política energética de nuestro país en las últimas décadas se ha caracterizado, además,  por incentivar el mayor consumo de energía y el predominio de las operaciones corporativas en el sector de la energía. “Las mayores inversiones energéticas de las últimas décadas, cerca de 40.000 M€, han ido destinadas a la compra venta de activos energéticos, razón por la que el valor de las acciones resulta determinante y deja al margen otros factores vitales para el país como son la dependencia y la eficiencia energética”, indica.

“La verdadera amenaza para la sostenibilidad económica de nuestro sistema energético son la dependencia energética y la falta de ahorro y eficiencia en el uso de la energía”, añade. “Desde 2008 la crisis ha puesto en evidencia cómo mantener la apuesta por el carbón, el gas y el petróleo y, por el contrario, el freno y retroceso impuestos a las renovables y al ahorro de energía han conducido al incremento constante de los costes del sistema apoyándose en la falta de transparencia en la conformación de precios y en la falta de competencia”.

También critica la Fundación la pérdida de soberanía provocada por este modelo, haciendo que buena parte de nuestro sistema energético está en manos extranjeras. Así, recuerda que Endesa y Cepsa son de Italia y Abu Dhabi, respectivamente, Hidrocantábrico de Portugal o Viesgo de Alemania. Y ahora, por la expropiación del Gobierno argentino, Repsol y GN-Fenosa han pasado automáticamente a ser “opables” en los mercados internacionales . Todo ello, advierte, “conduce a que España se puede quedar, en poco tiempo, sin ninguna de sus principales empresas energéticas”.

¿Seguridad jurídica?
Para la Fundación, defender ahora de seguridad jurídica de nuestras empresas en Argentina tampoco resulta coherente “cuando antes se arrebató la seguridad jurídica de las renovables en nuestro propio país o cuando la incertidumbre regulatoria ha puesto al sector energético en vigilancia por las empresas de rating”. Y no duda en recordar que “la vulnerabilidad de la seguridad jurídica de España hacia las inversiones en renovables nos ha desacreditado a nivel mundial y han provocado un aluvión de recursos en los tribunales de arbitraje internacional”

“Parar las renovables y obligarlas a deslocalizarse de su propio país sólo puede calificarse de política suicida y de falta de visión estratégica –continúa. En los últimos balances energéticos se puede observar que son la única energía cuyo mayor consumo es capaz de reducir nuestras importaciones de gas y petróleo y la emisiones de CO2. Convendría que nuestra política energética tuviera un poco más de orgullo a la hora de defender la única energía que es del todo nuestra y convirtiera a las fuentes renovables en un instrumento de identidad nacional; en eso consiste el liderazgo”.

En conclusión la Fundación Renovables vuelve a reivindicar otra política energética que se asiente en la independencia energética nacional, basado en las siguientes premisas: el consumo masivo de renovables e internalización de costes de todas las fuentes de energía para que se conozcan los costes reales de cada una de ellas; plan nacional de ahorro de energía, con objetivos obligatorios y penalizando el derroche de energía y de emisiones de CO2; e impulso de un nuevo patrón de crecimiento económico a través de la economía de las renovables y de la eficiencia energética como sector industrial y tecnológico, generador de empleo y de desarrollo regional.

Más información:
www.fundacionrenovables.org