Sangre alcalina y otros misterios de nuestro cuerpo

¿Qué celebridad decía que cuánto más aprendía, más entendía el tamaño de su ignorancia? Pues al leer sobre la alimentación vegetariana me di cuenta de lo poco que sé sobre otras culturas culinarias, sobre las necesidades de nuestro cuerpo y sobre la complejidad del metabolismo.
La dieta vegetariana no trata solamente de sustituir la carne, los huevos y la leche, pero sí trata de dar una alimentación completa y equilibrada a nuestro cuerpo. Una de las características es que la sangre es alcalina y  la carne influye sobre nuestra sangre dejándola más acida, en cambio alimentos como el umeboshi (una ciruela fermentada tradicional en la cocina japonesa) o las frutas cítricas ayudan a que la sangre se mantenga alcalina. Como consecuencia nuestro organismo funciona mejor y el sistema inmunitario también se ve beneficiado.