Perro: ¿tenerlo o no tenerlo?

“Mama, quiero un perrito” puede ser el principio de una bonita historia o de un drama que termina con el abandono de más de 100.000 perros al año en España. En este artículo explicaré todo lo que se debe tener en cuenta antes de traer un perro a casa.

Los amantes de los perros saben que tener un perro es la garantía de recibir un amor incondicional, tener muchas razones para reírse y varias anécdotas para contar. Pero también significa responsabilidades, gastos y mucho tiempo de dedicación.

Lo primero que debemos saber es que el perro es un ser vivo lleno de necesidades: necesita comer una o dos veces al día,  hacer sus necesidades como mínimo 3 veces al día, tener un lugar limpio y acogedor donde dormir, también necesita actividad física como paseos de 1 hora unas 3 veces a la semana, además de disciplina y cariño a diario.

Por supuesto hay perros que no reciben todos estos cuidados y se portan bien, pero hay los que sin la debida dosis de atención se tornan agresivos, se dedican a destrozar todo lo que encuentran por la casa o empiezan a ladrar de manera insoportable.

Lo segundo es que son una cajita de sorpresas, aunque hagas todo correctamente siempre le sobra tiempo para pensar algo divertido para el perro y desastroso para su dueño. Cosas del tipo: los llevas un fin de semana a una casa rural totalmente vallada, pero ellos descubren por dónde escaparse de manera que pasas el domingo buscándoles por toda la zona, el lunes te dedicas a llamar al ayuntamiento, protectoras, gasolineras y veterinarios de la zona y el jueves te llaman al trabajo diciendo que los han encontrado, y te toca explicar a tu jefe que tienes una emergencia y comerte 150 km de carretera para buscar estas criaturas inconciente.

Además un perro significa gastos:

  • Pensemos en un perro mediano que coma 400 gramos de pienso al día, de un pienso de buena calidad que cueste 50€ el paquete de 20 quilos. Esto supone un gasto de 365€ al año en pienso.
  • El perro debe visitar al veterinario una vez al año, recibir vacunas, es posible que haga falta una segunda visita al año por algún incidente y puede que sea necesario comprarle medicación. De manera que por gastos veterinarios deberíamos reservar como mínimo 200€ al año.
  • Luego llegan las vacaciones y es necesario dejar el chucho en una residencia canina cuya diaria puede ir desde los 11€ a los 20€. Si usamos un valor de 15€ de diaria y consideramos un viaje de 15 días al año y unas 4 escapadas de fin de semana, tenemos que aprovisionar 345€.

De manera que un perro de tamaño mediano y que goce de buena salud supone un gasto anual de 910€. Por supuesto cuando nuestro amigo de 4 patas empiece a envejecer, igual que los humanos, aumentan sus necesidades de alimentación especial y medicaciones.

Finalmente debemos de tener en cuenta que un perro puede vivir entre 7 y 15 años dependiendo de su raza y tamaño.  Muchas cosas cambian en la vida de una persona durante este periodo pero pase lo que pase debemos mantenernos al lado de nuestro fiel compañero, principalmente en su vejez cuando su aspecto ya no es tan bonito, él no es tan juguetón, su aliento apesta, y a veces se le escapa el pipi dónde no toca.

Si has considerado todos estos aspectos y sigues con ganas de tener un perro y con la confianza de que no le fallarás, enhorabuena, estás listo para vivir una gran amistad. Pero si no es así, piénsatelo un poco más, prueba acoger a un perro de una protectora para experimentar el día a día y ver si estás listo, observa el día a día de quien tiene un perro. Un perro no es un juguete, no puedes aparcarlo en un armario cuando te aburra o darle al “off” cuando ya no tiene gracia.