Nosotros y el futuro de Egipto

Por detrás de cada artículo que escribo hay un deseo de transformar nuestra realidad y de informar a las personas para que puedan actuar.

Cuando empezaron las protestas en Egipto tenía claro que sería necesario actuar de manera urgente antes que el  agotamiento y la represión hiciesen callar este movimiento y por esto me las arreglé para poder escribir artículos asiduamente.

Ahora el dictador está depuesto y el proceso democrático está lanzado. Seguirá siendo necesario acompañar los acontecimientos y manifestarse cuando haga falta, pero empezaremos un largo recorrido, de manera que vuelvo a focalizar el blog en sus contenidos originales.

Aún así me gustaría reflexionar sobre algunos aspectos importantes. Al inicio las reivindicaciones eran contra la corrupción, el desempleo y el alza de precios. Estos tres elementos, y no la dictadura, fueron el germen de esta revolución y en ellos deberíamos enfocarnos.

Barrio Imbaba en el Cairo – Foto New York Times

No se puede culpar la comunidad internacional por la corrupción de un país pero sí de ser conniventes siempre y cuando sus intereses sean atendidos (en este caso la protección del estado de Israel y el control del canal de Suez). ¿Son los ciudadanos de potencias democráticas los que son conniventes y en este caso la sociedad debería cambiar o bien los políticos no les representa y en este caso deberíamos cambiar la política? 

El modelo económico actual consiste en pagar el menor sueldo posible y mecanizar, robotizar, automatizar al máximo.  Las consecuencias son catastróficas cuando este modelo atinge un país pobre y poco desarrollado: exclusión automática de los extractos más pobres y menos preparados de la población. ¿La economía debería servir a las personas o las personas deben servir al aumento del capital?  

En 2008 el gobierno egipcio implanto un proyecto para mecanizar la recolecta de la basura en el Cairo. A principio un símbolo de modernización y progreso, ¿pero para quién? Hasta este momento la basura era recogida por los zabaleens a cambio de una propina, y constituía su único medio de vida. El nuevo sistema con maquinaria importada de España tuvo como consecuencia el aumento de los impuestos de recolecta de basura y la pérdida del único medio de vida a miles de familias. ¿No sería más coherente hacer un proyecto que incluyese los zabaleens y mejorase sus condiciones?

Y llegamos al último aspecto: el alza de precios. El alza de precios continuará mientras siga éste modelo económico: consumista y dependiente del petróleo.  Mire a su alrededor y en su cesta de compra: kiwi de Nova Zelanda, carne de Argentina, Piña de Costa del Marfil, muebles de China, bolsos de India. A diario toneladas de productos son llevados de un rincón al otro del globo con todo el gasto de petróleo que esto conlleva. La ciudad está plegada de coches, muy poca gente usa la bici o el transporte colectivo. El aumento de precio del petróleo, un recurso limitado, provoca el aumento de precio de todos los demás productos. En la agricultura los campos de cultivo para alimentos ahora tienen que producir bio-combustibles provocando escasez de alimentos y su consecuente aumento de precio.   Si prestamos atención llegaremos a la conclusión que estamos malgastando un recurso precioso como el petróleo y las poblaciones más empobrecidas ya están sufriendo las consecuencias.

La salida de Mubarak era necesaria para finalizar la dictadura. Para solucionar la corrupción, el desempleo y los precios altos hará falta más, mucho más. El gobierno deberá actuar con diligencia pero para prosperidad plena, y no solo para Egipto, hay que cambiar el modelo económico mundial.

LINKS DE INTERÉS:

¿TE HA GUSTADO? 
ELIGE TU REACCIÓN AQUÍ ABAJO 
SI QUIERES HAZ CLIC EN COMENTARIO PARA DEJAR TU OPINIÓN