No pises pisando

¿Cuál la diferencia entre cuero y piel? ¿Existe el cuero ecológico? ¿Qué es un zapato vegano? ¿La ética existe para las grandes marcas? ¿Sabías que el precio medio de un zapato importado de Asia es 3,92€?

 

Cuero zapatos

Es probable que no sepas la respuesta a estas preguntas, cosa normal en estos días que nos informan sobre infinidad de tonterías, pero no nos informan sobre las cosas que realmente importan.

Este reportaje, como tantos otros en este blog, denuncia los problemas éticos, sociales y ambientales detrás de un producto tan básico y antiguo como el zapato, por suerte, no todo son tristezas, hay marcas que están haciendo un excelente trabajo. Espero contribuir para que conozcas mejor este tema, y, para que en tu próxima compras elijas las marcas que están haciendo un mundo más justo y verde, y no en las otras.

 

CUERO Y PIEL

El cuero se define como la cubierta exterior de un animal maduro o plenamente desarrollado de gran tamaño, como bovinos, caballos, camellos, elefantes, etc. La piel, por su vez, se refiere a animales de pequeño tamaño, como ovejas y cabras, o de animales no maduros de especies más grandes, por ejemplo: terneras. Para simplificar, siempre usaré el término cuero en este artículo.

 

DEL PELLEJO AL CUERO

Son necesarios varios pasos para transformar el pellejo (la piel del animal) en un producto acabado (el cuero), se suele llamar este tratamiento de “curtido”, aunque, en realidad, el curtido representa solo una parte del procedimiento.

Lo primero que se hace es remojar y lavar el pellejo, luego se hace el pelambre – que consiste en eliminar los pelos; seguido del encalado – que prepara la piel para que penetren los productos químicos; el desencalado – que elimina el exceso de productos químicos como productos alcalinos y cal; el pickle – que regula el PH; el curtido – que es la estabilización del colágeno: logra resistencia, flexibilidad y durabilidad; el teñido – que da color al cuero; y, el engrase – que da suavidad y mejora la resistencia.

La imagen abajo hace un resumen gráfico del proceso, enseñando los aportes de agua, productos químicos y energía necesarios y los residuos sólidos y líquidos producidos. Se utilizan varios productos químicos peligrosos que deben manipularse con equipos de protección como máscaras y guantes y se producen residuos altamente contaminantes que necesitan ser tratados antes de verterlos al medio ambiente.

 

CURTIDURÍAS EN INDIA

El comercio del cuero ha crecido constantemente en las últimas décadas y este crecimiento vino acompañado del traslado del proceso del curtido a países en desarrollo, en los que la legislación medio ambiental y laboral son débiles, inexistentes o pura ficción científica. Actualmente el curtido del cuero se realiza principalmente en Índia.

El siguiente vídeo, del canal de youtube de la OCU – Organización de Consumidores y Usuarios – ilustra las condiciones precarias de gran parte de las curtidurías en los países en vías de desarrollo.

que estan pisando tus zapatos

 

CONTAMINACIÓN POR CROMO

En la etapa del curtido se utiliza, principalmente, sales de cromo. Existen dos tipos: el cromo trivalente (chromium III) que en bajas cantidades no es nocivo y el cromo hexavalente (chromium VI) que es cancerígeno. Inhalar cromo hexavalente pude provocar cáncer del sistema respiratorio, daños en la visión, ulceras, bronquitis asmática e irritación de la garganta y de la nariz. La ingestión del cromo hexavalente provoca úlceras de estómago y daños a los riñones y al hígado.

La EPA (Agencia de Protección del Medioambiente de Estados Unidos) estima que hay 1,8 millones de personas en zonas de riesgo debido a la contaminación por cromo hexavalente.

El Blacksmith Institute (una organización internacional sin fines de lucro dedicada a la limpieza de sitios contaminados) clasificó la polución por cromo derivado de curtidurías como uno de los diez mayores problemas de polución por tóxicos, los grupos productores de cuero reaccionaron acusando el instituto de sensacionalismo y afirmando que solamente usan el cromo trivalente, lo que es cierto, pero también es cierto que los residuos de la producción con el cromo trivalente son vertidos sin tratar cerca de las fábricas. Infelizmente el cromo trivalente fácilmente se degrada en cromo hexavalente, que es altamente soluble en agua y rápidamente contamina la tierra y los acuíferos. Los datos del Blacksmith Institute están basados en muestras del suelo y del agua y demuestran la presencia de altos niveles de cromo hexavalente.

 

PÉSIMAS CONDICIONES DE TRABAJO

El 87% de la producción mundial de calzados proviene de Asia. La principal causa de la centralización de la producción en este continente es su bajo coste, o como prefieren decir los economistas, su alta competitividad: el precio medio de un par de calzados importado de Asia es de 3,92€. El problema es que esta competitividad se logra trabajando demasiadas horas, con sueldos que no llegan a los mínimos legales, y sin las medidas de seguridad necesarias.

Estuve buscando estadísticas sobre el tema, pero o son de pago o no he logrado encontrarlas. Para muestra, he cogido los informes de Timberland, que está haciendo un excelente trabajo para mejorar las condiciones de trabajo en la fábricas (sean propias o no). Entre los problemas prioritarios de las 300 fábricas que trabajan con Timberland de manera continuada están:
La violación de la jornada laboral (51% de las fábricas) – es decir se trabaja más de 60 horas a la semana, o más de 12 horas al día o más de 6 días consecutivos

La violación del sueldo mínimo: en 29% de las fábricas las nóminas son inferiores al salario mínimo legal.

 

MALTRATO ANIMAL Y DEFORESTACIÓN

La mayor parte del cuero utilizado para los zapatos proviene de Brasil y el 40% del ganado brasileño viene de fincas creadas a partir de la deforestación de la selva amazónica. Como si no fuera suficiente los animales son amontonados en camiones, recorren largas distancias y sufren una muerte aterrorizante y dolorosa, pues pese a que la legislación indique métodos “menos crueles” y que existan tecnologías para atontar al animal para que no sea consciente de lo que le ocurre, la verdad es que la cadena de producción no disminuye su ritmo si después de la pistola de aire o el electroshock el animal sigue consciente debatiéndose por su vida.

Los vegetarianos y veganos defienden la sustitución del cuero por productos sintéticos en la confección de ropas, zapatos y bolsos. Es un camino de largo recorrido y mientras tanto es imprescindible desarrollar métodos de sufrimiento cero para el sacrificio de los animales, y fiscalizar que se cumplen el objetivo de no-sufrimiento animal. Además la totalidad de las explotaciones deberían de seguir las normas de agricultura ecológica (que se acerca a los hábitos de vida que el animal tendría en libertad). Naturalmente la contrapartida son precios más altos, o porque no decirlo: precios más justos. En consecuencia tendríamos que olvidarnos de la cultura de usar y tirar tan en boga hoy día, y buscar que los artículos que compremos nos hagan compañía durante muchos y muchos años, que es un hábito más sostenible.

 

EL CUERO ECOLÓGICO

Hay cierto caos en relación a la expresión cuero ecológico. Podemos hablar de cuatro usos:

  • Indicar materiales sintéticos que imitan el cuero, pero que en realidad ni tan siquiera son de cuero;
  • Calzados que lleven la Etiqueta Ecológica Europea (Ecolabel);
  • Productos que tengan uno de los sellos del Leather Working Group: bronze, silver o gold;
  • Curtidurías que se autodenominan ecológicas.

La Etiqueta Ecológica Europea evalúa, además del proceso de curtido, el proceso de manufacturación del calzado, pero no trata el origen del cuero: es decir la etiqueta ecológica no garantiza que el ganado haya sido criado de manera ecológica. Esta etiqueta, conocida también como Ecolabel, es menos exigente que los sellos de Agricultura Ecológica y Producción Ecológica. Certifica que un producto ha sido fabricado y comercializado con un impacto ambiental menor que otros productos de la misma categoría. En España solo hay dos empresas con esta etiqueta: Dian y Galworker.

El Leather Working Group (Grupo de Trabajo sobre el Cuero), formado por empresas del sector del calzado y cuero, realiza auditorias voluntarias – es decir, la curtiduría debe solicitarla – y, según la puntuación obtenida concede la certificación Gold, Silver o Bronze –, caso no se llegue a la nota mínima no se recibe ninguna certificación. En la auditoria se analiza la performance medio ambiental de la curtiduría, se evalúa: el consumo de agua y de energía, la emisión de gases, residuos líquidos y sólidos y su correspondiente gestión.

Finalmente están las empresas que se auto denominan ecológicas, en estos casos hay que informarse sobre sus criterios, para evaluar si realmente son ecológicos, y por otro decidir si lo que la empresa declara hacer es creíble o no.

Un ejemplo es el de Ecopell, con sede en Weitnau-Seltmans, Alemania, trabaja con curtidurías ubicadas en la unión europea, toda la piel proviene de animales criados y sacrificados en la región de Bavaria, no se utiliza cromo en la etapa de curtido, en su lugar se usan extractos vegetales, la web es rica en información tanto la positiva como la negativa, en 2012 recibió un premio del European Centre for Allergy Research Foundation (ECARF), y es la única curtiduría certificada por el International Association of Natural Textile Industry (IVN).

En mi opinión personal, una empresa que aborda los temas claves, asume compromisos mesurables y cuantificables públicamente y se somete a otros sistemas de certificación aunque no sean específicos para el cuero, merece un voto de confianza. Por otro lado, las empresas que se dicen ecológicas y hablan de ideas genéricas sin ofrecer datos de su operación, no merecen ni una pizca de atención y tampoco ni un céntimo de nuestro bolsillo.

 

LUZ AL FINAL DEL TÚNEL

Como decía al inicio del artículo, hay marcas que están haciendo un excelente trabajo. Según el estudio de la OCU sobre políticas de responsabilidad social:

Políticas excelentes: Timberland
Buenas políticas: Veja, Ecco y Clarks.
Políticas aceptables: kickers, Geox, Pikolinos y El Naturalista.
Políticas débiles. Scholl
No tienen políticas: Bata, Tod’s, Aerosoles, Camper, Hush Puppies, Mephisto, Panama Jack y Wonders no tienen políticas.

Timberland hace un monitoreo exhaustivo de sus fábricas y viene logrando mejorías constantes en los últimos años, además investiga como producir a zapatos a partir de materias primas orgánicas y recicladas.

Veja y Ecco, son empresas más pequeñas pero que siguen la misma línea.

 

EDUCAR ES IMPORTANTE

La responsabilidad corporativa no debe ser un montón de datos en un rincón escondido al que acceden solo los empollones que se aventuran a buscarlos. Debe tener una presencia activa y desenfadada en la comunicación de las marcas con la finalidad de acelerar el aprendizaje del consumidor para que en la ecuación del coste y calidad, también se considere la protección medio ambiental y la justicia social.

En las webs de Timberland, Veja y Ecco puedes acceder a los contenidos de Responsabilidad Corporativa desde la home. En la web de otras grandes marcas como Adidas, Nike y Decathlon el enlace al contenido de Responsabilidad Corporativa no se encontraba en su web principal, primero tienes que ir al sitio web corporativo (normalmente un enlace aburrido en el final de la página) y luego la información estaba enormemente menos trabajada que en Timberland, en el caso de Decathlon no existe este enlace, tan solo “Nuestros Compromisos”, explicados en escuetas, y vagas, 12 líneas.

 

¿Te ha gustado éste artículo? Ayúdame a divulgarlo. Compártelo usando los botones abajo ↓.

¿Qué opinas de este artículo? Déjame un comentario, puedes hacerlo de manera anónima, si lo prefieres.