Las estufas halógenas son una opción para dar calor rápido y puntual

En este artículo hablaré de las estufas halógenas, de cuarzo o de infrarrojos que podemos encontrar en cualquier ferretería. Este tipo de estufa, que da calor inmediatamente después de encenderse, no está indicada para toda la casa, pero es una buena opción para lugares en los que necesitas calor durante poco tiempo, por ejemplo el baño.

He visto que empiezan a salir al mercado nuevos modelos de calefacción basados en la tecnología de infrarrojos pero que sirven para calentar toda la casa. Este artículo no se refiere a estos nuevos modelos sino a las estufas halógenas “de toda la vida”.

ESTUFA DE INFRARROJO, HALÓGENA O DE CUARZO
En realidad estamos hablando de la misma tecnología pero enfocando en elementos distintos. Infrarrojo es el tipo de radiación emitida por la lámpara; halógeno es el elemento químico que compone el gas que está dentro de la lámpara; y el cristal de cuarzo, que soporta temperaturas más altas que el cristal común, hace el envoltorio de la lámpara.
Aun así, parece ser que hay lámparas halógenas que usan un cristal distinto al cuarzo y por esta razón calientan aún más rápido.

estufas halogenas

QUÉ SON LOS INFRARROJOS
Para entendernos, el sol emite luz infrarroja. Durante el invierno, mientras estamos al sol tenemos una agradable sensación de calor que desaparece tan pronto éste se va. Esto es así porque la luz (o radiación) infrarroja atraviesa el aire y calienta directamente nuestro cuerpo y otros sólidos (por ejemplo: muebles y paredes). Y aquí reside una de las grandes ventajas de la estufa infrarroja: el calor es inmediato, no hace falta calentar el aire o el ambiente, tan pronto la enciendes es como si el sol estuviese tocando tu piel y dando esta agradable sensación de calor.

RADIACIÓN SEGURA
En el uso cuotidiano la palabra “radiación” tiene una connotación negativa. Pero existen varios tipos de radiación y la mayor parte es inofensiva para nuestra salud o incluso benéfica. En el caso de la radiación infrarroja no ofrece daños para nuestra salud, de hecho cada vez que percibes el calor que se emite de un objeto estás percibiendo su radiación infrarroja.
Como radiaciones perjudiciales a la salud podemos citar la ultravioleta (por esta razón es necesario el uso de protectores solares) y las radiaciones ionizantes (por ejemplo: rayos-X, radiación nuclear).

EN QUE SITUACIÓN USARLA
Comparada con otros sistemas más eficaces como la calefacción a gas, biomasa o geotérmica las estufas halógenas tienen alto consumo energético y no son viables para calentar toda la casa. Pero pueden ser una opción para lugares en los que estamos durante poco tiempo y que solo la encendemos mientras ocupamos la instancia, así aunque consuma mucho, lo hace por un corto periodo de tiempo y termina siendo más económico que mantener el ambiente con calefacción durante todo el día. Otra opción son espacios abiertos o con mucho flujo de aire.

En casa las tengo instaladas en el baño y en la cocina. Cada vez que cocino tengo que abrir la ventana, y la estufa halógena me mantiene con la sensación de calor aunque por la ventana esté entrando aire frío. De esta manera espero ahorrar con la calefacción.

MODELOS
Portátil o de Techo/Pared
Lo modelos portátiles tienen como aspecto positivo que pueden transportarse fácilmente de un lugar a otro. Pero tienen el inconveniente de que “están por el medio”.
Las de pared o de techo están fijas pero no molestan.

Regulables
Los modelos tienen entre 1 y 3 lámparas y normalmente se puede elegir cuántas lámparas encender. Cuanto más lámparas encendidas mayor el calor y mayor el consumo. Es interesante tener al menos dos posiciones, así en otoño se puede encender solo una lámpara y en invierno, cuando el frío es más intenso, se usa la estufa en máxima potencia.

Aparte estos dos aspectos no suele haber más prestaciones como termostato o temporizador.

PRECIOS
Las estufas de pared empiezan alrededor de los 18€. Los modelos de pie están entre 25€ y 50€ dependiendo de la marca y del tamaño.
Banner estufa

 

CUIDADOS
Riesgo de incendio: como alcanzan altas temperaturas no se debe dejarlas en contacto con ningún material. Por ejemplo: no dejarla nunca pegada a una cortina o nunca colocarla debajo de las cubiertas.
Riesgo de quemadura (por contacto físico).
La estufa debe de estar bien direccionada y no debe haber obstáculos entre la estufa y la persona.

VÍDEO

En este vídeo de youtube se puede ver una breve explicación del funcionamiento de las estufas de Infrarrojo (En inglés).

FUENTES