La Isla de las Flores

La Isla de las Flores (Ilha das Flores)

Divertido. Sorprendente. Crudo. Este corto metraje brasileño, dirigido por Jorge Furtado, fue producido al final de la década de 80. Se pasa en Brasil, pero la conclusión sirve para todo el mundo, mucho más ahora en un mundo globalizado. Dále al play, no te arrepentirás.

ALGUNAS ACLARACIONES:
Japoneses: en Sao Paulo está la mayor comunidad de japoneses fuera de Japón. Después de la abolición de la esclavitud en Brasil (1.988) era necesario buscar mano de obra, Japón por esta época era un país devastado y recibió mucho emigrantes japoneses.

Judíos y árabes: la comunidad árabe (principalmente libaneses y turcos) se integró perfectamente en Brasil y perdió muchos de sus hábitos antiguos. Los judíos por su vez mantuvieran sus hábitos y formaran una comunidad más cerrada. De ahí que en todo Brasil se sabe que los judíos no comen carne de cerdo, pero apenas se sabe que los musulmanes también tengan esta costumbre.

En Septiembre de 87 en la ciudad de Goiania un grupo de niños encontró cesio 137 en un terreno lleno de basura, jugaran con ello y murieran por la radiación. El cesio provenía de la basura de un hospital, su deposición en la basura era totalmente irregular y estaba en un barrio pobre.

La canción que se escucha al final (de la obra “O Guarani” de Carlos Gomez) hacía parte de un programa de radio que se llamaba “A voz do Brasil” (la voz de Brasil), este programa venía de los tiempos de la dictadura y fue de emisión obligatoria durante muchos años.

El poema final es de Cecilia Meireles.

Libertad es una palabra

Que el sueño humano alimenta

No hay nadie que la explique

Y nadie que no la entienda