Haciendo Seitán en casa

El seitán, el tofu y el tempeh son fuentes de proteínas en la alimentación vegetariana. El seitán proviene del trigo y el tofu y el tempeh provienen de la soja. Se suele encontrarlos en tiendas de productos vegetarianos, ecológicos o de alimentación sana.

Leyendo mi libro sobre “La nueva cocina energética” he encontrado la receta del seitán y lo hago en casa, es muy fácil. Esto sí, un poquito laborioso.

Los ingredientes son: harina de trigo, agua, y los aliños que quieras: salsa de soja, miso, perejil, cebolla, jengibre, ajo, etc.

Primero debes mezclar harina de trigo y agua, como si hicieras pan pero la masa debe quedar bien densa y no debe pegarse a los dedos. Por ejemplo, puedes usar 500 gramos de harina alrededor de 250 ml de agua. Debes incorporar el agua lentamente para evitar que la masa quede demasiado húmeda.

Cuándo la masa esté lista, ponla en remojo en un bol durante media hora. Esto hará que el glúten se ablande.

Luego debes empezar a masajear la masa para eliminar el almidón y el salvado. Debes tener cuidado para que no se rompa y debes ir cambiando el agua. Esta es la parte laboriosa pues debes masajear la masa por cerca de 15 minutos o hasta que el agua pare de salir blanca. La masa se quedará con una apariencia esponjosa y se reducirá de tamaño.

Cuándo empieces a masajear la masa puedes poner el agua a hervir en una cazuela con los aliños que creas conveniente, yo suelo poner unas 2 cucharadas de salsa de soja, perejil, ajo y cebolla. El agua debe ser suficiente para cubrir la masa y la olla debe ser suficientemente grande, ten en cuenta que al hervirse la masa volverá a crecer a su tamaño inicial.

Pon la masa en la olla y déjela hirviendo durante 1 hora a fuego lento. Después retire el seitán y déjelo escurrir y enfriarse. Ya está listo. Puedes guardarlo en la nevera en un recipiente cerrado con el líquido de la cocción por cerca de una semana.