Espárragos Made in China

¿Te has fijado en el origen de los espárragos que consumes? Pues si eres un consumidor normal de espárragos blancos estás comiendo espárragos producidos en China.

Otro día, en el Mercadona, iba a comprar espárragos, me puse a leer la etiqueta y vi “Origen del producto: China”, era un bote de la marca Ferrer, miro el de la marca Cidacos y tres cuartos de lo mismo… ¡¡me cachis!!

Hoy pasaba delante del Corte Inglés y pensé “Aquí tienen muchas más marcas, seguro que encuentro espárragos Made in Spain”. Y así fue, pero no ha sido fácil, casi todas las marcas de espárragos blancos eran de origen chino: Cidacos, Ferrer, Gigante Verde, Aliada, Bajamar y Carretilla. Tan solo había tres marcas de espárragos producidos en España: Pedro Luis (que además era la única marca de producción ecológica), Dantza y Viuda de Cayo, estas dos últimas tenían casi el mismo precio que los espárragos de marca.

En el caso de los espárragos verdes, pasa algo similar, pero en este caso el país de procedencia es Perú.

Las Conservas Lodosa no estaban en la estantería el día de mi visita, pero comenta un lector que también suelen estar disponibles en El Corte Inglés y son de Navarra.

LA ECONOMÍA LOCA

Más de una persona estará pensando “Si es de China, pero es bueno y barato ya me vale.” Esto significa que queremos pagar precios chinos y cobrar sueldos europeos (o lo que queda de los sueldos europeos). Entretanto si aplicamos este raciocinio a escala global veremos que la ecuación no cuadra: el agricultor no puede competir con los precios de China y termina siendo subvencionado y la industria para mantenerse competitiva también se va a China (o a otro país con mano de obra barata) generando desempleo aquí en España. Y si miramos todavía más adelante, nos daremos cuenta de que la industria y las empresas se quedan con los beneficios de haber producido más barato y el Estado (o lo que es lo mismo: nosotros) nos quedamos con el coste de las subvenciones, del seguro desempleo o, lo que es todavía peor: nos quedamos desempleados.

 

LA ECONOMÍA LOCAL

No se trata de boicotear todo lo que venga de fuera de España, pero de buscar un equilibrio. La producción local no es buena para todo tipo de producto, obviamente sería ridículo tener una fábrica de aviones en cada pueblo pues fabricar aviones requiere mucha infraestructura y alta tecnología. Pero es igualmente absurdo aceptar que un espárrago – que tan solo necesita agua, tierra, sol y un agricultor – tenga que venir de un país que está a más de 8.000 km de distancia.

Otro matiz es que solo un grupo muy selecto de empresas pueden ir cultivar espárragos en China e, incluso, pueden pactar qué precios van a aplicar y así garantizarse máximos beneficios económicos. Seguramente cuando la mano de obra China sea más cara, estas empresas se marcharan a otro país, dejando tras suyo un pueblo fantasma dónde antes vivían los chinos que plantaban espárragos.

 

CONCLUSIÓN

Lo que pido, y sé que no es poco, es que pensemos en qué tipo de sociedad queremos vivir y actuemos en consecuencia. Pues está claro que si seguimos comprando lo que nos echen y dejando que el gobierno y la elite empresarial decidan por nosotros las cosas seguirán tal y como son. Y prepárate, que en pocos años oiremos en las noticias que se cierra la última dehesa de Extremadura, porque el jamón vendrá todo de China.