El Pitbull Ecológico

Cuándo un producto que está de moda se vende mucho, y por esta razón demasiada gente empieza a producirlo, entre ellos unos cuantos amadores y oportunistas, la calidad del producto se reciente e, incluso, puede darle mala fama.

Fue, por ejemplo, lo que pasó con el Pit Bull (su nombre completo es American Pit Bull Terrier). En 1898, el United Kennel Club lo reconoció como raza. Era un perro atlético y de comportamiento estable, muy dominante y territorial. Y peses a que originalmente se utilizaban para peleas de perros, encontró su real desgracia en la década de 90 cuándo se puso de moda entre traficantes y delincuentes. Sus dueños les incitaban a ser agresivos y su fuerza extraordinaria causaba enormes daños en sus víctimas, además creadores inescrupulosos vendían perros de comportamiento inestable, y cuántos más perros se vendían a dueños conflictivos, más accidentes ocurrían, sepultando la raza bajo el estigma de raza potencialmente peligrosa. 


Lo mismo puede pasar con la ecología, entendiéndola como un concepto más amplio que engloba los productos éticos, la agricultura ecológica, el comercio justo, el ahorro energético y la reducción de emisiones de carbono. De un momento al otro, todas empresas son verdes, éticas y amantes del bosque, por supuesto, muchas se guían simplemente por el oportunismo y por la superficialidad y pese a que su departamento de marketing nos diga cosas maravillosas, traicionarán nuestros valores y jugarán con nuestras buenas intenciones. Pero ojo, no nos carguemos a la ecología, carguémonos a los oportunistas.

Prepárese para la ilusión. Algunas empresas simplemente intentarán manipular nuestra percepción. Por ejemplo, no deja de ser curioso que en la web corporativa de Coca-Cola, cuyo dominio es www.conocecocacola.com no puedas consultar los ingredientes de la Coca-Cola. Me imagino que han puesto este nombre para acercar el cliente al producto, pero ostras, justo los ingredientes (que son lo que los bebedores meten en su cuerpo) no se pueden consultar…  Yo que no bebo este producto tuve que buscar por web y llamar a mi sobrina. Entre los ingredientes está el aditivo E-150d, caramelo de sulfito amónico, que se encuentra en la lista de aditivos a evitar del libro ¿Veneno en su plato? Editado por la OCU, Organización de Consumidores y Usuarios. En la Coca-Cola Cero se puede encontrar el aditivo E-952, ácido ciclámico, también está en la lista de productos a evitar y en la web de Entorno Médico directamente lo clasifican como cancerígeno.


Prepárese para las malas soluciones. Otras empresas intentarán seguir desarrollando productos ecológicos, aunque no todos sean eficientes. Por ejemplo, en casa uso la bola de lavado y me va muy bien, en cambio intenté usar las bolas de secado y el resultado fue desastroso. Se dice que seca la ropa en menos tiempo, yo probé en casa, con 2 coladas idénticas y la reducción del tiempo fue de exactamente 0 minutos. Una pena.

Prepárese para criterios laxos. Los sellos suelen darnos seguridad, pero hay que ir con ojo. Recientemente leyendo un artículo sobre la pesca de atún y los delfines, he descubierto que algunos sellos como el “Friend of Dolphins” carecen de cualquier valor, al ser atribuidos por la propia empresa y sin cualquier tipo de certificación externa. Otro sellos son simplemente flojos, por ejemplo el ECOLABEL atribuido por la Unión Europea a productos de limpieza simplemente certifica que un producto tiene bajo impacto ambiental. Por supuesto que hay otros sellos serios como los de agricultura ecológica, el fair trade, o el Ecogarantie (éste asegura que el producto no contiene derivados del petróleo, químicos de síntesis, transgénicos, sustancias bio-acumulativas y que usa ingredientes provenientes de agricultura ecológica).

Prepárese para contemplar el gris. Se ha acabado el negro sobre blanco. La misma empresa que se carga al medio ambiente en India, tiene una Fundación que ayuda a preservar la floresta amazónica. Carrefour, famoso por presionar sus proveedores y quitarles su margen de beneficio, en los últimos años ha abierto toda una línea de productos ecológicos. Y organizaciones de las más prestigiosas vincularán su marca a grandes empresas (no del todo éticas) pues necesitan su financiación.

En fin, la ecología tiene enemigos tan peligrosos como los enemigos del Pit Bul y corre el riesgo de ser dañada o sepultada por los modismos fáciles. Por esto es tan importante recordar que lo que buscamos son productos más sanos, métodos de producción respetuosos con el medio ambiente y un comercio justo. Algunos intentarán sacar ventaja de nuestros sueños, pero debemos recordar que el problema no está en nuestros ideales, sino que está en el oportunismo de los que nos intentan engañar.