Egipto – 3 de febrero

Leo las noticias y la verdad es que me indignan. Se ve claramente la acción del  gobierno de Mubarak para reventar la manifestación e impedir el trabajo de la prensa, lo que claramente significa que no va a acceder a un gobierno de transición y que pretende seguir en el poder hasta otoño para arreglar sus temas.

Por parte de los líderes políticos, las respuestas aunque correctas me parecen poco contundentes y apesta que tras los bastidores occidente también desea este tiempo de transición para poder preparar un candidato que le convenga.

En los comentarios veo gente mal informada que ponen los manifestantes pacíficos y los violentos en el mismo saco y solo puedo decirles que ya que saben leer y escribir sería conveniente que además supiesen analizar la información y no decir la primera idiotez que se les ocurre.

Las primeras protestas eran pacíficas
Laicos, coptos (cristianos), islamistas, jóvenes, gente mayor y familias eran los participantes de las primeras manifestaciones. Todos relatos eran de total armonía y un deseo común de echar a Mubarak, no se hablaba de saqueos ni de altercados.

Mubarak quiere reventar la manifestación

  • Vodafone explicaba que fue obligada a enviar SMS masivos convocando a los pro-Mubarak.
  •  En los tweets de los corresponsales comentan que en los altercados manifestantes conseguían retirar las identificaciones de los pro-Mubaraks y varios eran funcionarios del gobierno y policías.
  • Los corresponsales también eran testimonio de cómo los pro-Mubarak tiraban cocteles molotov desde el puente 6 de Octubre y como constantemente un coche les suministraba más cócteles.
  • Durante las manifestaciones pacíficas los militares cacheaban todos que entraban en la plaza Tahir, el 2 de enero cesaron los controles y dejaron que una ola de pro-Mubarak entrase en la plaza con armas blancas, caballos y camellos. (lo que apunta cierta confusión dentro del exército).

Occidente fue connivente con la dictadura
La dictadura de Mubarak empezó en 1981 y siempre ha sido muy conveniente para occidente por frenar el movimiento radical islamista y tener un acuerdo de paz con Israel. Nunca ha importado a occidente la situación de los 80 millones de egipcios: pobres, sin derechos civiles, sin derechos políticos, con un dictador que preparaba su hijo para sucederle y con un estado corrupto. Ahora Estados Unidos y Unión Europea piden, de manera débil, reformas políticas y un gobierno, no le queda otra, ¿no?

La pobreza y las dictaduras además de destruir la vida de las personas atrapadas en ellas  provocan inestabilidad geopolítica  y ya sea por ética o por egoísmo, los que tenemos voz y  derechos, tenemos que exigir libertades civiles, derechos político y justicia económica a todos los habitantes del mundo.

 ENLACES DE INTERÉS