Como reducir las emisiones de CO2 en el transporte

El transporte representa  más de un 20% de la emisión total de gases de efecto invernadero en Europa.  El medio de transporte elegido, el modelo de coche y la manera de conducir influencian en la cantidad de CO2 emitido a la atmósfera.

En este artículo veremos una comparativa de las emisiones de los distintos medios de transporte, miraremos los modelos de coche menos contaminantes y aprenderemos los trucos para conducir de la manera más ecológica.

 

EL MEDIO DE TRANSPORTE MÁS ECOLÓGICO

Si el objetivo es contaminación cero el medio de transporte vencedor es nuestra propia fuerza muscular, es decir, moverse a pie o en bici. Además de cuidar al medio ambiente quemaremos calorías. Sin duda es la mejor opción para trayectos cortos.

En segundo lugar viene el transporte público. Según la Fundación Terra, para un trayecto de 10 km se emiten 300 gramos de CO2 si se usa el metro o el tranvía y 600 gramos en el caso del autobús. La misma distancia en coche es hasta 6 veces más contaminante, y genera 1.900 gramos de CO2. Muchas personas ya tienen el transporte público como medio principal de locomoción, otras no pueden acudir a él por residir en zonas que no están bien conectadas y hay un grupo importante que, simplemente, se ha habituado a usar el coche, en este último caso hay que poner en la balanza el compromiso con el medio ambiente versus la comodidad y decidir de manera conciente.

 

LOS MODELOS DE COCHE MENOS CONTAMINANTES

Si el coche es imprescindible debemos buscar los modelos menos contaminantes. En todas las gamas hay modelos que contaminan más y otros que contaminan menos. Por ejemplo, hay modelos híbridos que consumen tan solo 1,2 litros de gasolina para cada 100 km, son modelos de alta gama con un valor de compra superior a los 40.000€. Entre las opciones más económicas se encuentran varios modelos con un consumo alrededor de 3,3 litros.

Para ayudar en la decisión de compra se puede consultar la etiqueta energética para los coches, la Clase A garantiza un consumo promedio 25% inferior en comparación con vehículos de características similares. Es cuestión de preocuparse por este aspecto y darle importancia a la hora de adquirir un coche.

 

EL ESTILO DE CONDUCCIÓN

Y por último, pero no menos importante, está el estilo de conducción. Una buena técnica contamina un 15% menos, lo que también significa ahorro de combustible, nada mal en los tiempos que corren. Estos son los trucos para conducir de manera eficaz:

  • Arranque el motor sin pisar el acelerador.
  • En los motores de gasolina se puede iniciar la marcha inmediatamente, en los motores a diesel se debe esperar unos segundos.
  • Cuanto más corta la marcha, mayor el gasto de combustible. Por esta razón, nada más empezar la marcha, debemos cambiar de la 1ª a la 2ª marcha.
  • Podemos usar las velocidades para saber el momento ideal para cambiar de marcha: a los 30km/h se usa la 3ª, a los 40km/h se usa la 4ª y a los 50km/h se cambia a la 5ª.
  • En una pendiente es preferible usar una marcha larga (por ejemplo, la 4ª) pisando más el acelerador que una más corta pisándolo menos.
  • Intente circular con fluidez, buscando una velocidad uniforme en el trayecto. Evite frenazos y aceleraciones repentinas.
  • Modere la velocidad, pasar de 100 a 120km/h aumenta el consumo en un 44%.
  • Aproveche la inercia: circulando en cualquier marcha sin pisar el acelerador el consumo de combustible es nulo.
  • En paradas superiores a 60 segundos es recomendable apagar el motor.

Son trucos sencillos pero muy eficaces, tengo un coche a gasóleo que ya tiene 8 años y cuyo consumo suele ser de 3,7 litros para 100 km. Este mismo coche en manos de un conductor agresivo que pega frenazos y acelerones necesita 5 litros para los mismos 100 km.

ENLACES DE INTERÉS:

 

 ¿Te ha gustado éste artículo? Deja tu opinión o compártelo.