Ahorra en calefacción: mantén el calor dentro de casa

Para tener calor dentro de casa encendemos la calefacción, lo que supone un importante gasto energético, pero la temperatura en el interior de nuestra casa es el resultado del calor que conseguimos generar (con radiadores eléctricos, de gasóleo o de gas; estufas de parafina; estufas de leña, etc.) menos todo el calor que se pierde por las puertas, ventanas, paredes, techo y suelo. En este artículo veremos varias estrategias para evitar la fuga de calor.

casa puntos perdida calor

Ventanas

A través del cristal podemos ganar o perder el calor. En las ilustraciones abajo podemos ver como el cristal permite que el calor del sol entre en nuestra casa: el 89% es transmitido en forma de radiación solar (esta radiación calentará todo lo que toque: muebles, suelo, paredes), el 5% es absorbido por el cristal (el cristal se calienta) y el 6% se refleja hacia el exterior (es decir, no contribuye para generar calor dentro de casa).

En la segunda imagen, vemos que a partir del momento en que no hay soy y que la temperatura exterior es baja, el cristal pasa a ser una fuente de pérdida de calor.

ventana radiacion solar abs-refra-trans
perdida calor ventana

Otro aspecto a tener en cuenta es la conductividad térmica, es decir la capacidad que un material tiene para transmitir el calor. Si un material no puede transmitir el calor, significa que es un aislante. Cuanto menor la conductividad térmica, mejor aislante térmico es el material.

Tabla de Conductividad Térmica
Aire: 0,026 W/mk
Corcho: 0,042 W/mk
Madera: 0,13 W/mk
Agua: 0,58 W/mk
Aluminio: 209-232 W/mk

En esta tabla podemos ver que el aire es un excelente aislante térmico. El problema es que el aire está en constante movimiento de manera que a menudo el aire caliente se marcha por cualquier apertura que encuentre y el aire frío toma su lugar. Es decir para aprovechar el efecto aislante del aire debemos tenerlo parado, estancado, atrapado.

Persianas

Si tenemos persianas, debemos mantenerlas abiertas mientras el sol incide directamente sobre la ventana. Cuando el sol para de incidir sobre la ventana el cristal pasa a ser un punto de pérdida de calor, por esta razón se debe cerrar las persianas. Al cerrar las persianas perdemos la luz natural, de manera que hay que sopesar las dos opciones: perder calor o perder luz natural, en días de poco frío podemos dejar la persiana abierta y disfrutar de la luz.

Las persianas empotradas se cierran mejor y de esta manera atrapan mejor el aire y son mejores aislantes. Las persianas del tipo alicantinas son menos efectivas, aunque sirven como barrera física al frío. Y en ambos casos, si las persianas son de madera tendrán mayor efecto aislante.

Film aislante, plástico de burbujas, paneles magnéticos

Las tres opciones mencionadas funcionan por el mismo principio: estancan el aire, para que este funcione como una barrera térmica entre la ventana y el interior de la casa.

Aislar Ventanas OPTLos paneles magnéticos tienen un plástico que sirve de aislante y que se fija a la ventana usando un marco magnético. Los he visto anunciados en Nigel’s Eco Store de Reino Unido, pero no los he encontrado en España. Como ventajas están: el acabado elegante y que puedes volver a usarlo los inviernos siguientes. La principal desventaja es el precio: la categoría más económica – medida máxima 81 x 91 cm – cuesta 55 libras (aproximadamente 67€) + transporte.

 

Film Aislante VentanasEl Film Aislante es un plástico que se acopla a la ventana usando cintas adhesivas, una vez instalado, se aplica el secador de pelos sobre el plástico, para que el mismo se ajuste. El acabado queda muy bien, pues el plástico se ve totalmente liso. Los inconvenientes son que, según el modelo de ventana, ya no puedes abrirla sin destruir la instalación y cuando termine el invierno lo tiras a la basura, no se puede volver a aprovechar el próximo año. El precio del Kit de 1,7 x 1,5 metros es de 13,50€ + gastos de envío en la tienda Efimarket.

 

El plástico burbuja es la opción más económica. El vídeo abajo enseña como instalarlo. El proceso es muy sencillo: se limpia bien la ventana, se corta el plástico en la medida exacta del cristal, luego se aplica agua sobre el cristal con un aspersor manual, y a continuación se fija el plástico burbuja.

aplicar plastico burbuja en ventana

El plástico burbuja queda fijo a la ventana debido a la tensión superficial del agua, un ejemplo típico de esta tensión es cuando colocamos unas gotas de agua entre dos láminas de cristal y luego intentamos separarlas, es muy difícil, es como si las láminas estuviesen “pegadas”.

El inconveniente es el aspecto visual: la luz puede pasar pero no puedes ver el paisaje exterior. El precio de un rollo de 15 m x 0,80 cm de ancho, es de 9,95€ en el Leroy Merlin, aunque en una ferretería o tienda de artículos para embalajes se puede comprar la medida deseada.

 

Cortinas gruesas, cortina blackout, cortinas térmicas, forro para el invierno, manta polar, cortinas de corcho.

Otra opción para evitar que el calor se escape por las ventanas es usar cortinas con efecto aislante. Una cortina de tela gruesa aísla más que una cortina de tela fina, entre las telas recomendadas para aislar del frío se encuentran: jacquard, chenille y panamá.

Además, hoy día, hay en el mercado cortinas realizadas en materiales sintéticos muy aislantes. Yo soy partidaria de reducir al mínimo el uso de materiales sintéticos dentro de casa, pero a veces hay que abrir una excepción. Estos materiales suelen ser ligeros y muy aislantes. Estas cortinas se denominan cortinas térmicas o cortinas blackout. También existe la posibilidad de comprar solo el forro e instalarlo detrás de las cortinas.

El término cortina blackout se usaba inicialmente para definir cortinas que bloquean al 100% la luz, actualmente se usa también para definir cortinas térmicas y que reducen la luz sin llegar a la opacidad total.

El precio de una cortina en Light in the Box varía desde 49,49€ (en oferta) hasta los 107,24€.
En Mondrean los precios varian entre 69€ y 79€, pero también hay la opción del forro para invierno, por 29,90€.

La opción super económica es usar una manta polar como si fuese un forro para invierno. El forro polar tiene efecto aislante. Lo puedes fijar con velcro o coserla directamente por detrás de la cortina. Se puede encontrar mantas polares a partir de unos 4€. Hay que vigilar que sea muy fina, para que no pese demasiado. También hay que tener especial precaución con velas u otras fuentes que puedan iniciar un fuego, pues las mantas polares son inflamables.

cortina corchoFinalmente, se puede hacer una cortina de tapones de botella. El inconveniente es encontrar cantidad suficiente de corchos y tener el tiempo y el arte para unirlos todos haciendo una cortina. Además, es un estilo decorativo que no combina fácilmente.

 

Suelo

Si cuando pisamos el suelo descalzos tenemos la sensación de frío significa que el suelo es una ruta de fuga para el calor. Esto suele pasar con suelos de mármol, cerámica, porcelánico y hormigón. En estos casos una alfombra servirá como aislante, para aumentar el efecto de aislamiento se pueden usar hojas de periódico por debajo de la alfombra con la precaución de dejarla bien sujeta por debajo de los muebles, evitando así resbalones. Los suelos de madera, parquet flotante y moqueta no requieren ninguna medida pues de por sí son aislantes.

Grietas, fendas y aberturas

Cualquier pequeña abertura es una ruta de fuga para el calor. Por esta razón hay que inspeccionar puertas, ventanas y cajones de persianas y sellarlos adecuadamente.

Para debajo de la puerta hay perfiles que se pueden comprar a partir de 8,20€.
Para las ventanas se pueden usar burletes de espuma o de silicona, a partir de 11,00€.
Para el cajetín de la persiana se puede colocar espuma autoadhesiva sobre la caja y sellar los agujeros por donde se escape el aire. Hay que hacer el sellado con cuidado, respetando el espacio ocupado por las láminas y el mecanismo de la persiana.

 

Humedad relativa del aire

Como hemos visto al principio la conductividad del aire es de 0,026 W/mk (es decir muy poco conductivo y muy aislante) y la del agua es 0,58 W/mk (es decir 22 veces peor aislante que el aire). De ahí concluimos que cuanto más húmedo esté el aire, peor efecto aislante.

Si consideramos que nuestro cuerpo está alrededor de 36ºC y que el ambiente está a 20ºC: cuanto más seco esté el aire, más efecto aislante tendrá y por esta razón el calor se quedará con nosotros y no se fugará hacia el ambiente. En cambio, cuanto más húmedo, más conductividad: nuestro calor se irá hacia el ambiente y nos quedaremos con la sensación de frío.

El rango de humedad al que podemos adaptarnos es muy amplio: desde 20% hasta 75% de humedad relativa. Por mi experiencia en casa, con la temperatura a 20ºC y con humedad relativa alrededor del 60% tenemos frío. Con la misma temperatura y una humedad alrededor de 45% tenemos sensación de confort.

Así que, en una zona de elevada humedad relativa sería interesante tener un deshumidificador de aire. Hay que usarlo a diario, de manera que vale la pena invertir en un aparato que sea silencioso. En casa, tenemos dos aparatos: uno en el salón y otro en nuestra habitación, de promedio sacamos 4 litros de agua cada día.

Los precios varían de 100€ – 400€. Los que tenemos en casa costaron alrededor de 130€. Aunque sean caros nos ha valido la pena, pues los usamos durante todo el invierno, y duran bastante, los nuestros tienen 5 años y siguen como nuevos.

Vestimenta

Son tiempos de crisis y es conocido que mucha gente está bajando la temperatura del termostato para ahorrar en energía. Así que aquí van algunas pistas sobre cómo vestirse para no pasar frío dentro de casa.

El inconveniente de protegerse del frío es que muchas veces pareces una bola de ropa caminando por la casa. Lo que es poco práctico y molesto. Una alternativa para estar abrigado sin hacer tanto volumen es usar ropa de montaña o de ciclista. Son telas sintéticas muy aislantes y su precio es bastante económico. Por ejemplo, la camiseta TECH FRESH 50ML de la marca Quechua, cuesta 9,90€ en Decathlon, los pantalones tienen un precio parecido.

También se puede colocar ropa interior de montaña y por encima un forro polar. Esto nos daría máximo aislamiento, sin apenas hacer volumen.