Celiaquía: se duplica cada 15 años

¿Cuál es la causa de la celiaquía? ¿Es una enfermedad moderna o antigua? ¿Aunque fuese antigua, últimamente su prevalencia  (el número de casos de la enfermedad) está aumentando?

Para empezar, vamos a lo básico: ¿Qué es la celiaquía?
Es conocido que los celíacos tienen intolerancia al glúten. El glúten es una proteína que se encuentra en abundancia en el trigo, pero también en otros cereales como la cebada, avena y centeno. La presencia de glúten en el aparato digestivo de un celíaco provoca una respuesta auto-inmune (el cuerpo se ataca a sí mismo) y provoca inflamaciones y lesiones que llevan a la destrucción de las vellosidades del intestino delgado,  estas vellosidades son las responsable de absorber nutrientes, hierro y vitaminas, sin ellas el cuerpo no puede nutrirse de estos elementos.

¿Por qué una persona es celíaca y otra no?
Todavía hay mucho por descubrir y explicar. Todos artículos encontrados en la web citan 2 factores para el desarrollo de la celiaquía: la predisposición genética y la presencia del glúten en la alimentación. Lo que los científicos todavía no han conseguido explicar es porque algunas personas con predisposición genética desarrollan la enfermedad y otras no la desarrollan.

Pero además de estos dos factores hay un tercer factor que es citado en un artículo del doctor Alessio Fasano, de la Universidad de Maryland, sobre la permeabilidad del intestino. El intestino debería ser impermeable, pero algunos intestinos son permeables y permiten que algunas moléculas tóxicas del glúten “se escapen” lo que desencadena la respuesta auto-inmune.

En otro estudio, de los doctores  Eduardo Arranz y José A. Garrote, también se habla de la posibilidad de que la composición de la flora intestinal, también juegue un papel importante.

La principal laguna en el conocimiento de la patogenia de la EC es explicar por qué solo unos pocos individuos portadores del human lymphocyte antigen (HLA) de riesgo desarrollan la enfermedad. Es posible que otros factores no solo genéticos, sino también ambientales (por ejemplo, la composición de la flora intestinal) influyan en la capacidad individual de inducción y control de la respuesta innata, y en la susceptibilidad del individuo.

Arranz E, Garrote JA. Inmunología de la enfermedad celíaca. Gastroenterol Hepatol. 2010. doi:10.1016/ j.gastrohep.2009.11.003).

¿La celiaquía es una enfermedad moderna?
No, probablemente la celiaquía apareció cuando el hombre dominó la agricultura y puso el trigo en su dieta cuotidiana. La primera mención ocurre en el siglo I d.C. por Areteo de Capadocia. Pero fue después de la Segunda Guerra Mundial que el médico holandés Willem karel Dicke asoció la enfermedad al trigo al observar que durante la guerra, período en que hubo escasez de pan, la mortandad de niños que habían sido diagnosticados con celiaquía se redujo del 35% a 0%. Con el fin de la guerra el pan volvió a la dieta y el número de muertes volvió a subir.

¿Están aumentando los casos de celiaquía? 
Según el estudio del doctor Carlo Catassi, de la Universidad de Maryland, sí. Un estudio llevado a cabo desde 1974 con un grupo de 3.500 adultos comprueba que la incidencia de la enfermedad se ha duplicado a cada 15 años desde 1974. En 1974, 1 de cada 501 personas tenían marcadores sanguíneos de la celiaquía; en 1989, 1 de cada 219; y en 2003, 1 de cada 133.

También han constatado que según la población envejecía aumentaban las afecciones celíacas. Resultados similares al de un estudio finlandés que intuye que la enfermedad celíaca es 2,5 veces más común en las personas mayores.

Por lo que si tu médico te dice que uno nace celíaco pero no puede tornarse celíaco (como afirmó el médico de cabecera de mi marido) lo más probable es que sea un médico desinformado sobre el tema.

Tratamiento de la enfermedad celíaca.
Actualmente el único tratamiento es la exclusión de por vida de los alimentos que contengan glúten.
Como el trigo es un grano barato y abundante la industria alimenticia ha tratado de buscarle provecho de manera que se puede encontrar glúten en diversos alimentos, por ejemplo en embutidos o mayonesas.

Síntomas de la enfermedad celiaca
Los síntomas más frecuentes son: pérdida de peso, pérdida de apetito, fatiga, náuseas, vómitos, diarrea, distensión abdominal, pérdida de masa muscular, retraso del crecimiento, alteraciones del carácter (irritabilidad, apatía, introversión, tristeza), dolores abdominales, meteorismo, anemia por déficit de hierro resistentes a tratamiento. Sin embargo, tanto en el niño como en el adulto, los síntomas pueden ser atípicos o estar ausentes, dificultando el diagnóstico.
Fuente Federación de Asociaciones de Celíacos de España (FACE).

Prevención de la celiaquía
En los artículos se habla por un lado de una vacuna que se podría desarrollar. También hay algo sobre medicamentos que podrían “anular” la parte tóxica del glúten y también hay un estudio europeo que busca inducir la tolerancia al glúten con una dieta controlada en los primeros meses de vida.

¿A qué conclusión llegamos?
Todo lo anterior fue material recopilado de artículos médicos lo que voy escribir abajo son conclusiones personales de una persona que NO es médico, simplemente es inquieta.

Para mi queda claro que la dieta moderna a base de alimentos procesados e industrializados sumada a residuos químicos presentes en nuestra vida son este “otro” factor que desencadena la enfermedad celíaca.

Para la industria alimenticia lo interesante es que el alimento esté casi esterilizado para garantizar que no se pudra y pueda ir de un lado al otro del mundo, y pueda aguantar meses en un almacén antes de ser vendido. Para conservar el alimento se usan desde aditivos hasta radiación, seguramente todo esto afecta a los organismos que deberían estar sirviendo de alimento para nuestro cuerpo.

Por ejemplo, la flora intestinal (bacterias que viven dentro de nuestro cuerpo y ayudan en el proceso digestivo) puede llegar a pesar 2kg y tiene 10 millones de millones de bacterias.

Buscar una alimentación menos procesada, con ingredientes frescos y variados seguramente ayudará el organismo a mantener este equilibrio vital.   

ENLACES DE INTERÉS: