Aplicando la pipeta anti-pulgas

Buko es un terremoto. Por esto yo siempre aplicaba la pipeta primero a Samba, que es muy tranquila, para que ella sirviera de ejemplo a Buko. El problema está en que a ella ¡¡le daban miedo las pipetas anti-pulgas!! De manera que después de la aplicación salía corriendo como una loca y empezaba a restregarse por la hierba.

Un día se me ocurrión hacer lo contrario, aplicar la pipeta a Buko primero. Para controlar el huracán Buko me puse firme, como una enfermera en el hospital, pero tranquila y la cosa salió bastante bien. Al final le hice muchos mimos y cumplidos. Para mi sorpresa, cuando había terminado con Buko, Samba ya esperaba ansiosa su turno, solo le faltaba decir “Ahora me toca a mí”. Le puse la pipeta, le hice los cumplidos y mimos.

¿Al final ella salió corriendo? ¿Se restregó por la hierba? Obviamente que no, lo que hacía antes era puro teatro. A entender lo que pasa en la cabezita destos 4 patas…