Ámame enCARNEcidamente

Cambiarás todo lo que piensas de un buen bistec en tan solo 52 minutos. Pero tranquilo, no es necesario tornarse vegetariano, simplemente hay que reducir la cantidad de carne que comes y a la vez elegir carne de más calidad. El beneficio será sentido desde la más pequeña célula de tu cuerpo hasta las aguas del océano.

“Ámame enCARNEcidamente” es el título en español de este premiado documental belga exhibido el 29.05.2012 Documentos TV de la 2. De una manera desenfadada y muy clara nos presenta toda la verdad sobre la carne, tan solo hay 2 minutos de escenas desagradables, todo un logro considerando lo complicado que es este tema.

Sesenta años atrás se comía 50 kg de carne por persona al año en los países desarrollados, este promedio ha subido vertiginosamente y para atender a la creciente demanda fue necesario:

- Abandonar la explotación ganadera tradicional e industrializarla
- Deforestar la Amazonia
- Dedicar el 40% de la producción mundial de cereales para la alimentación del ganado
- Hacinar los animales y quitarles de su hábitat natural: la pradera.
- Modificar su alimentación para engordarlo más rápidamente

Las consecuencias son claras:
- Un producto de calidad inferior y perjudicial para la salud
- Contaminación de las tierras y acuíferos cercanos a las granjas industriales
- Contaminación de tierras y acuíferos por uso pesticidas para cultivar los cereales
- Desforestación y maltrato animal

Además, si seguimos a este ritmo serán necesarios de 3 a 7 planetas Tierra para alimentar toda la población.

Para corregir el rumbo, tan solo tenemos que comer menos carne, dejar de consumir carne convencional y empezar a consumir carne ecológica o “del pueblo”. Es decir carne proveniente de granjas a la antigua usanza, donde hay una menor cantidad de animales, su alimentación está basada en las hierbas que crecen en el campo y en cereales cultivados en las propias fincas y los residuos de los animales sirven para abonar el pasto generando un ciclo equilibrado.