Agricultura ecológica y comercio de proximidad

Verduras ecológicas y de proximidad para cuidar la salud, la comunidad local y el medio ambiente.

Cada vez se popularizan más las pequeñas explotaciones de agricultura ecológica, a veces es difícil encontrarlas pues no cuentan con un presupuesto para la publicidad y marketing, pero una búsqueda por internet o una consulta a los amigos más “enrollados” suele dar como resultado un número de móvil al que puedes llamar y el propio agricultor te trae una cesta de productos a casa.

En estas cestas solo entran productos de la temporada, una limitación que se ve recompensada por el frescor y por el sabor de los productos, que se cosechan en las vísperas del día de entrega y no pasan por cámaras de maduración.

También descubriremos nuevas verduras y variedades, pues una de las preocupaciones de estas pequeñas fincas es la recuperación de variedades antiguas y locales, ya sea porque están más adaptadas al clima y son menos exigentes en agua y cuidados, o porque ofrecen sabor y texturas distintos o, simplemente, porque así se mantiene la biodiversidad genética – un tema muy importante pues en la diversidad genética está la capacidad de adaptación a los retos del cambio climático.

Uno de los mitos sobre las verduras ecológicas es su precio. Obviamente no pueden competir con las grandes superficies que compran enormes cantidades y algunas veces venden por debajo del precio de coste (usando algunos productos como un reclamo y recuperando el margen en otros artículos). Aún así, los precios de la cesta ecológica no son desorbitados y prohibitivos. A modo de ejemplo una cesta de 5 kg de verduras y frutas variadas cuesta entre 15€ y 20€, según temporada y área geográfica.

En la agricultura ecológica se persigue el precio justo: un precio que remunere dignamente al agricultor, que permita ofrecer un producto libre de químicos, que no contamine la tierra y que tenga un valor asequible para el consumidor. Esta filosofía propicia a que nuevas generaciones se incorporen al mundo agrícola y que las explotaciones tengan un espíritu de cooperación entre ellas.

En el video anexo visitamos la finca de agricultura ecológica “I un rave!” en Valls. Josep Maria nos muestra como nutre la tierra de manera natural, explica la estrategia para el control de plagas y enfermedades y nos enseña algunas de las variedades de tomate cultivadas en la finca.